lunes, 5 de mayo de 2014

minicronut


De madre francesa y padre americano, los cronuts nacieron (cómo no!) en Nueva York, concretamente en la pastelería de Dominique Ansel.

Dicen que hay colas desde las 6 de la mañana para comprar cronuts, que sólo venden 2 por persona y que hay gente que ha llegado a pagar 100$ por un cronut de reventa. Mito o verdad, la próxima vez habrá que madrugar y probarlos.

Mientras tanto en Valencia tenemos cronuts en La Petite Brioche y aunque no he probado los originales tengo que decir que están buenísimos. 

Entre croissant y donut, con relleno de nutella o frambuesa o simplemente con azúcar, no hay quien se resista.


Vale la pena tomarse un cronut o cualquier otra cosa tranquilamente en La Petite Brioche porque es una cafetería o tienda de pastelillos (como ellos la llaman) preciosa y está todo buenísimo.

Pero si alguna vez tenéis mono de cronut (como me pasa a mí a veces) y sólo paráis rápidamente para llevarlos a casa, os los preparan en unas cajitas individuales chulísimas para que lleguen en perfecto estado y os aguanten igual de buenos hasta el desayuno.


¿Nos tomamos un cronut?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...